English Spanish

Acabar con la transmisión de virus en interiores es posible: la luz UV-C equivale a 184 cambios de aire por hora

Lo mejor para frenar la transmisión de virus es la radiación ultravioleta

El reciente estudio de la Universidad de Columbia junto con varias Universidades de Reino Unido ha analizado el efecto de la radiación UV-C de 222nm sobre la transmisión de virus en interiores. Las conclusiones confirman que su eficacia de desinfección es del 98% y que su uso podría evitar una nueva pandemia al frenar la transmisión de virus como la Covid-19.

Las prestigiosas universidades internacionales a cargo del estudio han empleado la luz UV-C irradiada por lámparas instaladas en el techo para desinfectar el aire interior de diferentes estancias, y el resultado tras cinco minutos de radiación ha sido la reducción de hasta el 98% de microorganismos en el aire, incluso sometiendo al ambiente a la emisión de bacterias por aerosoles, como los que operan en la gripe o el Sars-Cov-2.

Para medir la eficacia de la neutralización de virus en interiores se emplea como indicador el número de cambios de aire equivalentes por hora. En este estudio, la radiación UV-C igualó los efectos de 184 cambios de aire equivalentes por hora, superando exponencialmente los entre cinco y 20 cambios de aire que pueden alcanzarse como máximo con la ventilación convencional.

Frenar la transmisión de virus es posible con los aparatos de desinfección UV de Pebblex.

Esta tecnología prueba ser una sólida candidata para prevenir futuras pandemias así como el rebrote de nuevas olas de Covid-19. Aunque la aplicación de la luz ultravioleta como germicida se demostró ya en 1942, la particularidad de este tipo de radiación UV-C es no entrañar riesgo para las personas y poder emplearse en presencia de gente.

Ventajas de la aplicación de la luz ultravioleta tipo C en interiores

Entre los beneficios más evidentes de la luz UV-C aplicada a la desinfección de aire, objetos y superficies está la sencillez de su instalación -ya que se genera en equipos móviles como torres de aire, lámparas o purificadores de aire- y no requiere un cambio de comportamiento de la población para su correcto uso y funcionamiento.

La luz UVC reduce rápidamente la cantidad de microbios activos en el aire interior hasta casi cero, lo que hace que el aire interior sea esencialmente tan seguro como el aire exterior. Su uso en lugares donde la gente se reúne en interiores podría ser una herramienta de prevención clave para próximas pandemias”, explica doctor David Brenner, director del Centro de Investigación Radiológica del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia y coautor del estudio.

Los espacios cerrados pueden ser 100% seguros con el uso de luz UV para desinfectar el aire.

Esta variante de luz ultravioleta utiliza lámparas de cloruro de criptón (KrCl), cuyas propiedades germicidas han demostrado inactivar hongos, levaduras, diversas esporas y otros microorganismos. «Las pruebas de múltiples estudios sugieren que puede ser una forma segura de prevenir la transmisión de cualquier virus, incluido la Covid-19 y sus variantes, así como la gripe y también cualquier posible virus pandémico futuro», afirma Brenner.

¿Cómo se ha testeado la eficacia de la luz UV-C para frenar la transmisión de virus?

Los científicos de la Universidad de St. Andrews, la Universidad de Dundee, la Universidad de Leeds y la Universidad de Columbia desarrollaron el estudio con luz tipo UV-C en una cámara del tamaño de una habitación con una tasa de ventilación de tres cambios de aire por hora, lo cual equivale a la ventilación de un hogar u oficina.

Durante el experimento, se pulverizó en aerosol la bacteria estafilococo áureo, que es menos sensible a la radiación ultravioleta tipo C que los coronavirus y una vez estabilizada su concentración en el aire se encendieron las lámparas UV-C.

El resultado tras cinco minutos de exposición fue la inactivación de más del 98% de los microbios presentes en el aire, un nivel que se mantuvo a lo largo del tiempo pese a seguir pulverizando bacterias en la sala, ya que la efectividad de la luz UV-C iguala a 184 cambios de aire equivalente por hora.

Elige la solución UV-C que más se adapte a tu espacio y evita la transmisión de virus con Pebblex.

“En cuanto a la prevención de la transmisión de enfermedades por el aire, la tecnología UV-C puede convertir los interiores en zonas tan seguras como un campo de golf en un día de brisa”, afirma el doctor Kenneth Wood, profesor de la Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de St. Andrews y también coautor del estudio. Además, la luz ultravioleta tipo C impide que las bacterias desarrollen resistencia como ocurre con las vacunas y los tratamientos farmacológicos.

Equipos de desinfección UV-C para evitar la transmisión de virus en cualquier espacio

Las soluciones de desinfección ultravioleta tipo C suministradas por Pebblex se basan en una radiación de 253,7nm.  Es la más efectiva para inactivar microorganismos y desinfectar superficies, ya que penetra en su pared celular y provoca daños irreparables en su material genético neutralizando su capacidad infecciosa. Es el caso de la tecnología de primeras marcas como Goldensea UV, Intellego o Signify, comprometidas con la innovación y las máximas garantías sanitarias.

Además, en Pebblex contamos con herramientas de trazabilidad de la desinfección mediante tarjetas de verificación y dosímetros UV-C que prueban la cantidad de radiación y la desinfeción realizada. Nuestras soluciones de desinfección ultravioleta se centran en la sencillez al no necesitar grandes instalaciones, y también en la autonomía del uso de los equipos, ya que formamos a tu personal para cumplir con la UNE0068, y te ayudamos con el mantenimiento preventivo de los equipos.