English Spanish

Nueva normativa para medir la radiación ultravioleta de los productos UV-C

Nueva normativa para la medición de productos ultravioleta

Estados Unidos establece los primeros métodos estandarizados de medición de las emisiones ultravioletas para regular la aplicación de la luz UV-C en la desinfección de superficies, objetos y espacios. Gracias a la Illuminating Engineering Society (IES) y la International Ultraviolet Association (IUVA), el uso de la radiación ultravioleta como germicida toma un nuevo impulso sentando las bases de la confianza científica en esta tecnología.

La publicación del primer conjunto de Normas Nacionales para medir las emisiones de productos ultravioleta, la Approved Method: Optical and Electrical Measurement of Ultraviolet LEDs, supone la estandarización de los métodos para valorar el rendimiento óptico y eléctrico de los LED UV-C en un laboratorio.

La radiación ultravioleta ya tiene su método de medición para asegurar un uso efectivo.

Esta investigación realizada por la Illuminating Engineering Society (IES) junto a la International Ultraviolet Association (IUVA) permite reproducir esta medición en otros centros y valorar tanto las lámparas ultravioleta como los componentes discretos que forman los equipos con tecnología UV-C para cualquiera de sus aplicaciones.

Con esta normativización, la desinfección ultravioleta germicida pasa a contar con un respaldo sólido del sector científico desde que empezase a utilizarse en 1877 como método para desinfectar el agua, reducir la tasa de transmisión de la tuberculosis y de diferentes patógenos del aire en espacios cerrados, como el SARS-CoV-2. 

Por qué es importante una medición estandarizada de la radiación ultravioleta

Resulta clave para la aplicación de cualquier tecnología que haya un marco científico que paute su uso y certifique la seguridad de su aplicación, por eso la aprobación formal de una normativa para la medición óptica y eléctrica de los LEDs UV-C aporta solidez científica al empleo de la desinfección ultravioleta para mejorar la salud pública.

Los equipos de Goldensea UV son los mejores para aplicar la radiación ultravioleta.

Estas normas harán avanzar la ciencia y la aplicación de la desinfección germicida ultravioleta, en apoyo de la misión de nuestra organización por llevar el conocimiento relacionado con la iluminación a acciones que beneficien al público”, explica Brian Liebel, director de normas e investigación de la IES.

Liebel también ha reiterado la importancia de la colaboración entre ambas asociaciones para sacar adelante esta normativa, como recalca su homóloga Jennifer Osgood, presidenta de IUVA: «Estas normas no serían posibles sin nuestra continua asociación con IES. Nuestra colaboración y cooperación son primordiales para el éxito de nuestra industria».

Un mercado en auge con la pandemia pero que seguirá su crecimiento imparable

Mientras que el mercado de la iluminación ultravioleta era de unos 40 millones de dólares en 2008, solo siete años después los LED UV-C tenían unos 100 millones de dólares de valor de mercado. En el 2019, el mercado total fue de mil millones de dólares debido a la aplicación de los LED UV para la desinfección ultravioleta. 

Según la consultora francesa Yole Développement, el mercado de la iluminación UV-C prevé triplicar su tamaño en cinco años hasta alcanzar los 3.500 millones de dólares en 2026, potenciado por la necesidad de integrar métodos de higiene y desinfección y por las nuevas funcionalidades que van descubriéndose de esta tecnología.

Los virus quedan inactivados con la luz UV-C..

Con la crisis sanitaria del coronavirus, el aumento de la demanda global ha disparado un 30% los ingresos en un año, y los analistas de Yole prevén que se sitúen en los 3.500 millones de dólares en 2026, con una tasa de crecimiento anual para este período 2021-2026 del 17,8%.

El efecto de la pandemia sobre este sector ha sido principalmente el de cambiar la cadena de valor/oferta de la industria del ultravioleta, dada su aplicación como un método de desinfección más eficaz y seguro que los purificadores de aire o el ozono.

«La pandemia de COVID ha creado algunos casos de uso perfectos para que las tecnologías de iluminación UV se propaguen por un mercado de desinfección que cambia rápidamente”, sostiene Pars Mukish, Gerente de Unidad de Negocio, Iluminación y Pantalla de Estado Sólido en Yole Développement (Yole).

Las innovación en equipos de radiación ultravioleta continúa

El reciente informe del Centro de Innovación en Óptica-Fotónica PISEO  sobre “Los LED UV-C en la época de Covid-19″ valora el estado actual pero también las posibilidades de desarrollo y crecimiento de la tecnología ultravioleta tipo C como la que distribuye Pebblex.

Este análisis técnico y consiguiente estudio de mercado entre los 27 principales fabricantes de productos LED UV-C valora la proyección del sector, propulsado por la demanda en pandemia de sistemas de desinfección y que ha disparado las patentes sobre LEDs UV-C en los últimos dos años.

La tecnología de radiación ultravioleta que suministra Pebblex cumple toda la normativa.

La radiación ultravioleta es efectiva al 99,93% para inactivar virus y microorganismos como el coronavirus o el VIH. Por eso, fabricantes como Goldensea UV que suministra Pebblex han apostado por mejorar sus lámparas, crear equipos más compactos, ampliar funcionalidades y reforzar la seguridad con alarmas, bloqueos o certificaciones de seguridad como la de la Universidad de Hamburgo y la empresa española CandelTEC para certificar que no emiten radiación exterior.

El estudio de PISEO también destaca el diseño óptico como garantía de eficacia y seguridad germicida, ya que los parámetros óptico-eléctricos de los componentes del LED UV-C garantizan su máximo rendimiento y su durabilidad, previniendo además los riesgos fotobiológicos a los podrían exponer a los usuarios.